Meme literario: un formato que desborda las pantallas

Con el boom de las redes sociales, el meme llegó para quedarse. Nos cruzamos con cientos de ellos en nuestra cotidianeidad, los vemos en la televisión y hasta son utilizados por los docentes a la hora de corregir exámenes. Sin embargo, a pesar de que, generalmente, la memética ha caído en propagar chistes banales, en otras ocasiones podemos encontrar memes que se acercan a obras, historias o autores de la historia de la literatura. En esta nota abordaremos el meme literario, un espacio plagado de diversos contenidos culturales.

El meme literario se ha convertido en un fenómeno social compartido, transmitiendo diferentes mensajes de manera digital a través de las redes sociales. El término meme ha sido acuñado en 1979 por Richard Dawkins y proviene de la palabra griega mimema, que quiere decir “algo imitado”, lo que señala la forma de propagar y transmitir memorias sociales y culturales copiando una misma imagen. 

¿Qué sabemos del meme? Sabemos que, en su estructura, se compone por una imagen y un texto breve que suele ser cómico. También sabemos que es propio de las redes sociales y de su propagación por internet, y que cargan con cierta subjetividad, transgresión y humor. Es un discurso ilustrado que tiene el objetivo de difundir una idea, sentimiento o emoción a través de la red, además de transmitir conocimientos, ya sean negativos como positivos, sobre una idea o un pensamiento.

El autor Luis Gabriel Arango (2014) resume la definición de meme como “un fenómeno de la cultura digital, textos, videos o imágenes, donde los sujetos involucrados reinterpretan definiciones de la realidad, creando sus propios significados”. Cabe destacar que para que un meme sea considerado como tal, tiene que haber sido viralizado a través de internet y tener una cuota efímera de fama.

En este punto, es importante resaltar que el meme, como herramienta cultural, estratégica y de multimedia, nos ofrece a nosotros, los lectores, otras vías de acceso a un texto. Es posible afirmar que la lectura y lo que rodea a la cultura literaria han ido modificándose con el paso del tiempo, por lo tanto, el meme permite establecer una actualización del diálogo literario, incitando a la polémica o a comentar respecto del contenido que se está ironizando.

Tomando como punto de partida la relación entre lo memético, lo literario y lo vinculado con las redes sociales, el 17 de diciembre de 2012, tres jóvenes mexicanos abrieron una página en Facebook, dedicada a crear un contenido que sea digerible para los usuarios de esta red social. En un principio, contaban chistes sobre las vidas y traumas de escritores, ilustraban bromas sobre las tramas de alguna novela y compartían experiencias de lectura y anécdotas entre sus lectores.

A partir de ese momento, la página ha ido creciendo hasta transformarse en el sitio que conocemos hoy como “Memes Literarios”, un espacio donde coexisten memes sobre autores y escritores, referencias humorísticas a libros o imágenes sarcásticas sobre diferentes temas, teniendo como objetivo compartir a través de las redes sociales algunos fragmentos de la historia de la literatura mixeados con humor.

Actualmente, la página cuenta con más de un millón y medio de seguidores en Facebook (donde la pueden encontrar como “Memes Literarios”) y más de 100 mil seguidores en Instagram (@memepedialiteraria). En este espacio, dedicado pura y exclusivamente a generar un contenido literario humorístico, el meme se destaca como un lugar de autonomía y popularidad en el que se crean mini ficciones a partir de la reinterpretación cómica de una situación visual que está dada y condicionada por una obra o un autor.

En una entrevista para el diario digital The objective, uno de los fundadores de Memes Literarios sostuvo:

Hacer reír es una labor difícil, especialmente cuando el mundo de las redes sociales está plagado de memes y todo tipo de contenido humorístico. A esto agréguese que nuestra intención es hacer reír por medio de referencias literarias. La cosa tiene bastante dificultad. Sin embargo, nos gusta hacerlo, y nos gusta distinguirnos cuando lo hacemos, por eso partimos del supuesto de que hasta en el humor debe haber calidad. A diferencia de otros sitios, la mayoría de nuestras publicaciones son elaboradas por los mismos integrantes del staff. (Pons, 2017: p3). 

La idea de los fundadores ha sido crear una página web que publicara y viralizara contenido humorístico dedicado a un público que se inclina hacia la lectura, es decir, a aquellas personas que logren entender las referencias que se escriben en los respectivos memes acerca de obras, novelas, cuentos clásicos y autores, así como también las frases que hacen alusión a la vorágine que rodea a la mera acción de leer.

En esta línea, en un artículo publicado en el periódico digital El Informador (2013), concluyen en que crear un meme es una tarea sencilla. Así lo describen: “Tome una imagen de internet de acuerdo al tema que desee abordar. Luego, en algún programa como Paint o Photoshop agregue la frase de su preferencia. Suba el resultado a una red social o sitio web y listo, tiene su meme”. 

En estos días donde todo se puede convertir en un meme (Boa Sorte, 2019), es interesante repensarlo dentro de una esfera cultural como lo es la literatura. Resignificar al meme para cargarlo de un contenido literario implica tanto un trabajo por parte del creador como también por parte del lector, porque una persona de cualquier edad, condición y nacionalidad puede recurrir a la memética, pero solo un lector asiduo podrá comprender el trasfondo de una referencia literaria.

Referencias bibliofráficas

Arango, L. G. “Experiencias en el uso de los memes como estrategia didáctica en el aula”. Congreso Iberoamericano de Ciencia Tecnología, Innovación y Educación (1513). Recuperado de https://www.oei.es/memoriactei

Boa Sorte, P. “Internet memes: clasroom perspectives in the context of digital cultures”. Educaçao & formaçao, vol. 4 (12), 2019.

Cuestas, P., Pates, G. & Saez, V. “El fenómenobooktok y la lectura en pandemia: jóvenes, pantallas, libros y editoriales”. Austral Comunicación, vol. 9 (1), 2022.

Llosa Sanz, A. “ De microrrelatos y memes literarios en las redes sociales: estrategias de edición digital en la minificción multimodal”. Microtextualidades. Revista Internacional de microrrelato y minificción, (7), 2020.

Martínez Moreno, E. L., Merlo Castellón, K. V., & Farrach Úbeda, G. A. “Efectividad de la Estrategia metodológica “Lloviendo memes” para fomentar la comprensión lectora de textos literarios”. Revista Científica Estelí, vol. 8 (31), 2019. Recuperado de  https://doi.org/10.5377/farem.v0i31.8467 

Parrado-Collantes, M., Romero-Oliva, M. & Heredia-Ponce, H. “Memes para una educación literaria”. Revista Espacios, vol. 41 (48), 2020.

Pons, J. “Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor”. The Objective, 2017. Recuperado de https://theobjective.com/further/sociedad/2017-06-20/memes-literarios-el-exito-tras-la-revolucion-ilustrada-del-humor/

s/f. “¿Piensa algo sobre literatura?, dígalo con un meme”, El Informador, 2013. Recuperado de https://www.informador.mx/Cultura/Piensa-algo-sobre-literatura-digalo-con-un-meme-20130805-0242.html

Los que leyeron este relato, opinaron...

No hay ninguna opinión todavía. ¡Escribe una!

Publicaciones relacionadas